El masaje es considerado uno de los métodos mas importantes para aplicar aceites esenciales. Los beneficios generales del masaje se aumentan cuando añadimos aceites esenciales.

Antes de realizar un masaje aromaterapéutico es importante conocer lo que mas podamos sobre la persona a quien vamos a dar el masaje para así escoger la mejor combinación de aceites esenciales. Es básico conocer lo que mejor podamos sobre su estado de salud física y salud mental. Basado en eso podemos utilizar aceites esenciales que atiendan la parte emocional y la parte física de la persona.

Dilución de los aceites esenciales

Antes de aplicarlos a la piel, debemos diluir los aceites esenciales en un aceite portador o vehicular. La regla general para un adulto es: por cada cucharada (15 ml) de aceite vehicular podemos aniadir hasta 8 gotas en total de aceites esenciales.

7 Beneficios del masaje aromaterapéutico:

1. Es relajante: cuando el cuerpo está tenso y bajo estrés, produce niveles poco saludables de la conocida hormona del estrés, el cortisol, que puede contribuir al aumento de peso, insomnio, problemas digestivos y dolores de cabeza. El masaje aromaterapéutico disminuye los niveles de cortisol en el cuerpo. Esto permite que el cuerpo entre en modo de recuperación. Además, esta forma de terapia también desencadena sentimientos duraderos de relajación, mejora del estado de ánimo y reducción de los niveles de estrés.

Aceites esenciales relajantes: Amaro (Salvia sclarea), Bergamota (Citrus bergamia), Cedro atlas (Cedrus atlántica), Manzanilla romana (Anthemis nobilis), Incienso (Boswelia carterii), Lavanda (Lavandula angustifolia), Limón (Citrus limon), Mejorana (Origanum mejorana), Ylang Ylang (Cananga odorata, Mandarina (Citrus reticulata), Vetiver (Vetiveria zizanioides).

2. Reduce el estrés: el masaje aromaterapéutico no solo puede ayudar a aliviar el estrés, sino que las sesiones de masaje regulares durante un período prolongado pueden aumentar los niveles de energía, reducir el dolor y estimular a las personas tanto a nivel físico como emocional. Además, las sesiones de masaje constantes también pueden reducir las fuentes desencadenantes de ansiedad, hostilidad, tensión y depresión.

Aceites esenciales antiestrés: Albahaca (Ocimum basilicum), Bergamota ((Citrus bergamia), Cedro atlas (Cedrus atlántica), Manzanilla romana (Anthemis nobilis), Manzanilla alemana (Matricaria recutita), Incienso (Boswelia carterii), Geranio (Pelargonium graveolens), Jazmin (Jasminum grandiflorum), Lavanda (Lavandula angustifolia), Limón (Citrus limon), May Chang (Litsea cubeba), Mejorana (Origanum mejorana), Rosa (Rosa centifolia), Pinabete (Picea marina), Pino (Pinus silvestris).

3. Puede ayudar a reducir la presión arterial: se ha descubierto que las sesiones regulares de masaje aromaterapéutico reducen los niveles de presión arterial. De hecho, algunos estudios a largo plazo han demostrado que un programa de masaje constante puede reducir la presión arterial tanto sistólica (número superior) como diastólica (número inferior). A su vez, los niveles más bajos de presión arterial también pueden reducir el riesgo de ataque cardíaco, accidente cerebrovascular y / o insuficiencia renal, así como muchos otros problemas de salud.

Aceites esenciales para la presión alta: Bergamota (Citrus bergamia), Manzanilla romana (Anthemis nobilis), Lavanda (Lavandula angustifolia), Limón (Citrus limon), Limón (Citrus limon), May Chang (Litsea cubeba), Melissa (Melissa officinalis)

4. Promueve la relajación muscular: el propósito del masaje aromaterapéutico es atacar la fuente del dolor del cuerpo eliminando los músculos tensos, aumentando la flexibilidad y proporcionando relajación a los músculos afectados, así como al cuerpo en general. El masaje también promueve la circulación a los músculos afectados o lesionados, lo que aumenta los nutrientes y el oxígeno a los tejidos dañados. A su vez, esta mayor actividad en los sitios afectados reduce la rigidez y el edema (hinchazón) en los músculos y las articulaciones, así como también aumenta la flexibilidad para ayudar a reducir el dolor. Además, esta forma de terapia también libera endorfinas (hormonas analgésicas), que aumentan los niveles de dopamina y serotonina en el cuerpo. Estas hormonas ayudan al cuerpo de muchas formas, tanto física como emocionalmente. Por ejemplo, promueven la curación, el manejo del dolor y los sentimientos de euforia, además de ayudar a calmar los nervios.

Aceites esenciales analgésicos: Pimienta negra (Piper nigrum), Manzanilla alemana (Matricaria recutita), Eucalipto (Eucaliptus radiata/globulus), Jengibre (Zingiber officinale), Enebro (Juniperus communis), Lavanda (Lavandula angustifonia), Mejorana (Origanum marjorana), Menta (Mentha piperita), Pino (Pinus silvestris), Romero (Rosmarinus offinialis), Tomillo (Thymus vulgare)

5. Puede ayudar a mejorar la circulación: los beneficios a largo plazo de la terapia de masaje no deben subestimarse. La mejora de la circulación es parte de un efecto de bola de nieve que se produce en el cuerpo como resultado de recibir el masaje regular de manera constante. Esto se debe a que la circulación adecuada aporta a los músculos afectados, rígidos y tensos el abundante suministro de sangre que necesitan para promover la curación.

Además, el masaje también promueve una mejor circulación mediante el uso de presión manual, que mueve la sangre a través de las áreas afectadas y congestionadas del cuerpo. A su vez, la liberación de esta misma presión hace que fluya sangre nueva hacia los tejidos. Además, los diferentes movimientos del masaje ayudan a eliminar el ácido láctico de los tejidos musculares. Como resultado, esta acción mejora la circulación del líquido linfático, que transporta los productos de desecho metabólicos lejos de los órganos internos y los músculos. A su vez, esto da como resultado niveles más bajos de presión arterial y una mejor función corporal en general.

Aceites esenciales para la circulación: Ciprés (Cupresus sempervirens), Limón (Citrus limon), Geranio (Pelargonium graveolens), Enebro (Juniperus communis), Romero (Rosmarinus officinalis)

6. Puede ayudar a mejorar la postura: muchas personas experimentan dolor de espalda, cuello y músculos de diversas fuentes. Sin embargo, muchas veces la causa principal de este dolor se debe a una mala postura. De hecho, el dolor de espalda crónico, que es la razón número uno de los días de trabajo perdidos y la segunda causa más común de discapacidad, a menudo es el resultado de una postura incorrecta o deficiente al estar de pie y / o sentado. Además, el sobrepeso, la mala postura y los movimientos repetitivos o de uso excesivo también pueden contribuir a la tensión en la espalda y otras áreas potencialmente problemáticas. Como resultado, la tensión adicional a menudo causa espasmos, dolor y tensión en los músculos de las caderas, glúteos, espalda, cuello y piernas.

El masaje permite que el cuerpo se relaje y afloje los músculos tensos y doloridos por una mala postura. A su vez, esto permite que el cuerpo se posicione en su postura orgánica y sin dolor. Como parte de un programa de terapia de masajes constante, los músculos del cuerpo se aflojan y relajan. Además, las articulaciones tienen mayor libertad, flexibilidad, rango de movimiento y se alivian los puntos de presión. Como resultado, el cuerpo puede posicionarse en una postura orgánica y saludable. En definitiva, la terapia de masaje ayuda a corregir las posiciones y movimientos desarrollados con el tiempo como reacción al dolor.

7. Puede ayudar a fortalecer el sistema inmunológico del cuerpo: las sesiones de masaje aromaterapéutico regulares brindan muchos beneficios al cuerpo humano. Es un hecho bien conocido que las personas que experimentan altos niveles de estrés son más vulnerables a enfermedades y lesiones. Cuando el estrés se combina con trastornos del sueño y mala nutrición, el impacto se dirige al sistema inmunológico del cuerpo. Su capacidad para protegerse de forma natural contra infecciones, patógenos y bacterias se reduce considerablemente. Algunos podrían preguntarse cómo la terapia de masaje beneficia al sistema inmunológico. Los estudios han indicado que las sesiones de masaje regulares no solo ayudan a reducir el estrés, sino que también pueden aumentar la capacidad citotóxica del sistema inmunológico (nivel de actividad de las “células asesinas” naturales del cuerpo) y mejorar la capacidad del cuerpo para proporcionar nutrientes.

Aceites esenciales que apoyan al sistema inmunológico: Incienso (Boswelia carterii), Niaouli (Melaleuca viridiflora), Bergamota (Citrus bergamia), Romero 1,8 cineole, Eucalipto (Eucalyptus globulus), Árbol de Te (Melaleuca alternifolia).

© 2020, Cristina Proano-Carrion, Aromandina LLC

Esta información está basada en el uso tradicional de la aromaterapia y no tiene la intensión de diagnosticar o tratar ninguna afección. Esta información no debería usarse como remplazo a la asesoría médica. Está prohibida la reproducción parcial o total de este artículo sin el permiso explícito y escrito de  la autora.