El estrés nos bombardea a diario. Ya sea que estés estresado por ese gran proyecto de trabajo, algo que hicieron tus hijos o el desorden en la cocina, es una forma miserable de vivir. Terminas sintiéndote agotado, con dolor de cabeza e incluso con problemas de estómago.

Afortunadamente, existe una manera fácil de eliminar estas situaciones de mucha tensión: ¡aromaterapia para el estrés!

La gente siempre me pregunta qué aceites esenciales son mejores para combatir el estrés, y la verdad es que no existe una receta única para todos que combata todos los tipos de estrés que se encuentran durante el día. Es preferible utilizar diferentes aceites esenciales  a lo largo del día.

Tres Formas Sencillas de Incorporar la Aromaterapia Para el Estrés en tu Rutina Diaria

1. Empieza el día con aceites esenciales que ayuden a mejorar la atención, estado de alerta, vivacidad y estado de ánimo.

Simplemente coloca dos gotas en un pañuelo y respira este vigorizante aroma. Aceites esenciales estimulantes incluyen: albahaca, laurel, abeto, romero, cardamomo, hierbabuena, menta, pimienta negra, eucalipto, toronja, limón y pino y pinabete. Estos aceites esenciales ayudan a disipar la fatiga mental y la falta de concentración.

2. A medio día reanímate con aceites esenciales alegres, antidepresivos como: bergamota, amaro, abeto, jengibre, toronja, limonaria, mandarina, may chang, naranja, pachuli, ylang ylang. Estos aceites esenciales te calmarán y te harán sonreír, sin los efectos secundarios de los sedantes. Me gusta usar esta mezcla en un difusor, pero también puedes colocar unas gotas en un pañuelo y respirar directamente.

3. Antes de ir a dormir, utiliza aceites esenciales calmantes y sedantes como: manzanilla romana, lavanda, limonaria, mejorana, neroli, incienso, naranja, rosa, vetiver, petitgrain, mandarina y palo santo. Estos aceites esenciales ayudan a reducir el estrés y la ansiedad y te dejarán tranquilo, relajado y listo para una buena noche de sueño.

Me encanta colocar un par de gotas en un pañuelo de papel y ponerlo debajo de la almohada. ¡Por la mañana, me siento increíblemente renovada!

Si realmente quieres mimarte, combina unas 10 gotas de los aceites arriba mencionados con ½ cucharada de aceite vegetal, 1 cucharada de gel de baño sin perfume y 1/2 taza de sales de Epsom. Remueve bien y vacía esta preparación en una tina llena de agua caliente y sumérgete en ella.

Si no tienes tiempo para un baño largo y tranquilo, coloca un total de cuatro gotas de aceites esenciales en una toallita. Toma una ducha caliente y presiona la toalla contra tu pecho mientras cierras los ojos y aspiras profundamente. ¡Después de algunas respiraciones profundas, podrás sentir que el estrés se va por el desagüe!

Como puedes ver, la aromaterapia para el estrés puede ayudar a controlar mejor las situaciones de angustia y tensión que tenemos durante el día.

© Cristina Proaño Zabala 2020 – Todos los derechos reservados. La información en este blog está basada en el uso tradicional de aromaterapia y no pretende diagnosticar ni tratar ninguna condición. Esta información no debe ser usada como un sustituto a una consulta médica con un profesional de la salud. No se puede reproducir ninguna parte de este blog, ni entera ni en partes, sin el permiso explícito por escrito de la autora.