Si te interesa tener una piel elástica, relajada, sin acné, no hay nada mejor que el aceite esencial de Lavanda para el cuidado de la piel. El aceite esencial de lavanda no solo te ayudará a desinfectar heridas y cortes, sino que también puede ayudar a tratar el acné, regenerar tejido y prevenir las arrugas. La Lavanda es un aceite idea para todos tipos de piel.

Por sus propiedades calmantes, antisépticas, citofilácticas y antiinflamatorias, la Lavanda ha demostrado ser uno de los aceites esenciales más efectivos en los cosméticos naturales y aquí te damos una serie de recetas y soluciones para las condiciones de la piel más comunes:

ACNE: Prepara un tónico combinando 100ml de agua destilada con 25 gotas de Lavanda. Coloca esta preparación en un envase con rocío.  Sacude bien antes de rociar el rostro limpio en el día y la noche.

Utiliza un gel para el rostro (que no tenga ingredientes artificiales), añade 25 gotas de Lavanda a una botella de 100ml de gel y utiliza esto como tu humectante.

También podemos hacer una vaporización facial:  Calienta 2 litros de agua y coloca en un recipiente grande.  Añade 5 gotas de Lavanda. Acerca tu cara al vapor y coloca una toalla sobre la cabeza para formar una carpa para capturar el vapor. Ten cuidado de no quemarte.  Relájate y disfruta del vapor por 5 a 10 minutos.

PIEL SECA: Diluye a baño maría 1 cucharada de manteca de cocoa. Añade 3 gotas de lavanda y usa esta preparación como un humectante en la piel limpia antes de ir a dormir.

ARRUGAS: Utiliza un exfoliante suave 1 vez a la semana para poder ayudar a remover células muertas y estimular el flujo de linfa y circulación. Combina 1 cucharada de avena pulverizada con 1 cucharita de miel y 1 cucharita de aloe vera o jojoba. A esta combinación añade 7 gotas de Lavanda. Mezcla bien y aplica a la piel del rostro con movimientos circulares suaves.

Humecta tu piel utilizando aceite de Rosa Mosqueta. A una botella de 30ml de Rosa Mosqueta añade 10 gotas Lavanda y utilízalo como tu humectante diario.

QUEMADURAS: Para quemaduras menores, coloca el área quemada bajo el agua fría por 5 minutos y aplica lavanda sin diluir en el área quemada. Continúa haciendo esto por 3 días.

QUEMADURAS DE SOL: Combina 1 cucharada de extracto de aloe vera con 5 gotas de Lavanda y aplica esta refrescante mezcla sobre el área afectada.

PIEL CUARTEADA EN PIES Y MANOS: Combina 1 cucharada de aceite de germen de trigo con 7 gotas de Lavanda. Haz un masaje con esta preparación en las áreas cuarteadas. Puedes usar esta preparación por el tiempo que necesites hasta que veas la piel mejorar.

ECCEMA/DERMATITIS: Llena una tina de baño con agua no muy caliente. Combina 1 cucharada de avena, 1 taza de yogurt natural hecho con leche entera y 1 cucharada de aceite de aguacate.  A esta preparación añade 10 gotas de Lavanda y mezcla bien hasta que la lavanda se haya disuelto completamente. Coloca esta preparación en la tina con agua caliente y toma un baño por unos 15 minutos. Hazlo por lo menos 2 veces por semana.

CUIDADO DEL CABELLO: La Lavanda es excelente para cabello seco, caída del cabello, cabello graso y picazón en el cuero cabelludo.

Escoge un shampoo de PH neutro y añade 25 gotas de lavanda por cada 100ml de shampoo.

Para caída de cabello y tratamiento del cuero cabelludo, combina 1 cucharada de aceite de coco caliente con 5 gotas de Lavanda. Masajea el cuero cabelludo y cubre con un plástico y una toalla. Permite que el aceite actúe por 30 minutos. Utiliza tu shampoo de lavanda para remover el aceite.

Referencias: Lavender Oil by Julia Lawless

Aromatherapy Handbook for Beauty, Hair, and Skin Care by Erich Keller

The Aromatherapy Companion by Victoria H. Edwards

© Cristina Proaño Zabala 2018 – Todos los derechos reservados. La información en este blog está basada en el uso tradicional de aromaterapia y no pretende diagnosticar ni tratar ninguna condición. Esta información no debe ser usada como un sustituto a una consulta médica con un profesional de la salud. No se puede reproducir ninguna parte de este blog, ni entera ni en partes, sin el permiso explícito por escrito de la autora.